¿Qué elegir: un calefactor o un ventilador? ¿Mini calentador o aire acondicionado instantáneo?

Termoventilador pequeño y ventilador – dispositivos aunque similares, pero con funciones diferentes. Comprueba cómo funcionan.

Los mejores calefactores – precios

Dos dispositivos que comparten un nombre, pero las funciones pueden ser diferentes. Todo depende del modelo seleccionado y del catálogo de tareas a realizar. Cuando hace calor afuera y la temperatura ambiente aumenta inexorablemente, es hora de actuar. Pasar tiempo en una habitación o apartamento con sobrecalentamiento puede ser tedioso y puede provocar desmayos o incluso un golpe de calor. Las altas temperaturas pueden ser muy peligrosas, tanto para las personas como para las mascotas. Entonces todo lo que tienes que hacer es alcanzar el ventilador, tu ayudante de aire caliente. Comprueba en qué se diferencian

¿Cuál es la diferencia entre un calefactor y un ventilador?

El ventilador garantiza una ráfaga de aire vigorizante, como un viento cálido de verano en una playa. Su funcionamiento no es complicado y se basa en el principio de un molino de viento: el motor pone en movimiento las palas que, mientras giran a alta velocidad, provocan una ráfaga de aire continua. El ventilador de la habitación es ideal para mejorar la atmósfera en toda la habitación, mientras que el ventilador de escritorio es fácil de llevar al trabajo. Puede ser pequeño y puedes colocarlo fácilmente directamente sobre la encimera. Si tiene una oficina grande, pero no hay aire acondicionado en el edificio, el ventilador de piso hará el trabajo a la perfección y enfriará el ambiente de la habitación sin dificultad.

El calentador de ventilador, por otro lado, no es más que una farelka conocida desde hace muchos años y utilizada voluntariamente en los hogares polacos. El producto es de tamaño pequeño, pero funciona rápidamente. Aumenta instantáneamente la temperatura en la habitación, simplemente conéctelo a la electricidad y configure la potencia del ventilador. El termoventilador del baño es perfecto para las noches más frescas cuando hay niños pequeños en la casa y quieres subir la temperatura en el baño y la calefacción central aún no ha comenzado. Literalmente, tan pronto como enciende el calentador del ventilador en el baño, siente un calor agradable, no tiene que esperar mucho. Sin embargo, dicho equipo es definitivamente una solución temporal, no es adecuado para el calentamiento a largo plazo de grandes superficies; encaja perfectamente en habitaciones pequeñas.

Modelos recomendados de calentadores de ventilador

Qué buscar al comprar un ventilador y un calentador de ventilador

Conozca las características más importantes de ambos productos. Aunque ambos dispositivos son pequeños (a menos que tenga un ventilador de columna realmente impresionante), tienen muchas funciones importantes al usarlos. Por lo tanto, antes de comprar tanto un termoventilador como un ventilador, analice sus parámetros técnicos, entonces le será más fácil elegir la mejor solución para usted. Calentador de ventilador: las reseñas de los usuarios son muy buenas, pero el ventilador también es popular. En el mercado encontrará multitud de modelos en varios rangos de precios. Para facilitar su tarea, le aconsejamos a qué prestar atención para encontrar el producto perfecto.

  1. Potencia. Este parámetro determina más: cuanto mayor es la potencia del equipo, mejores son las posibilidades de su uso. Sin embargo, recuerde que tanto el ventilador como el calentador del ventilador no son dispositivos con demasiada capacidad. No hay nada que engañar, se trata de soluciones más bien temporales que cumplen su función principalmente en habitaciones con un área pequeña. Dependiendo del modelo y fabricante, la potencia de los ventiladores fluctúa entre 40 y 70 W, mientras que los calefactores (debido al trabajo adicional del calentador) varían de 750 a unos 2000 W. Si las diferencias de precio entre la unidad más débil y la más fuerte no son demasiadas, no hay duda de que Vale la pena considerar comprar este último. Más potencia significa más tiempo de actividad.
  2. Control de velocidad de soplado. Si la temperatura de la habitación es muy alta o muy baja, seguro que activarás la opción para ajustar la fuerza de las ráfagas. Primero, debe ejecutar el dispositivo a la velocidad máxima para ventilar rápidamente la habitación, luego seleccione la velocidad según sus preferencias. Por ejemplo, un calentador de ventilador de cerámica tiene varios niveles de ajuste de la fuerza del soplado de aire caliente, mientras que un ventilador doméstico tradicional solo tiene uno o dos, y esto puede no ser suficiente. Por eso es tan importante que el ventilador de pie tenga una escala de varias etapas. Para la comodidad de uso, hay un mínimo de tres rangos. Preste atención a otro detalle importante: si el equipo funciona en la máxima velocidad, probablemente cause mucho ruido, así que verifique este parámetro antes de comprar.
  3. Método de montaje. Cuando piensa en un enfriador de habitación, probablemente vea un ventilador de pie sobre una mesa o en un rincón de la habitación. Por supuesto, este es el tipo más popular, pero encontrará muchos dispositivos en el mercado que puede poner no solo en la encimera. Puede colgar fácilmente el ventilador de techo sobre la habitación. Es una solución perfecta especialmente para habitaciones en casas de veraneo. El ventilador de techo funciona muy bien en los días calurosos y agrega encanto a las residencias de verano. Por otro lado, los ventiladores de baño son, por regla general, modelos destinados a la instalación en altura. Desde el exterior, solo se ve la rejilla, el mecanismo está en la pared, es un ventilador de conducto. Garantiza la descarga de aire con alta humedad e intercambio de calor.

¿Qué dispositivo vale la pena comprar: un ventilador o un calentador de ventilador?

La función principal de un calentador de ventilador es calentar la habitación y el ventilador, enfriarlo. Por lo tanto, la elección depende de sus necesidades y del tamaño de la habitación en la que va a funcionar el dispositivo. Como tiene posibilidades limitadas de “superficie”, elija el tipo que mejor se adapte a sus condiciones de vida. El ventilador del baño no es adecuado para la sala de estar y viceversa, mientras que el ventilador de la habitación, colocado al lado o frente al sofá, hará su trabajo a la perfección. De manera similar, con un ventilador de escritorio: no bajará la temperatura en toda la habitación, como un modelo de techo, pero será perfecto cuando trabaje en la oficina.

Sin duda, es mejor comprar un modelo de alta calidad, eficiente y económico. Al tratarse de un dispositivo eléctrico, la seguridad de uso es de gran importancia, por lo que también conviene prestar atención a este aspecto. La protección contra el sobrecalentamiento es una característica extremadamente importante. Asegura que el equipo se apaga automáticamente cuando se alcanza la temperatura ambiente programada. Al comprar un calentador de ventilador, elija uno cuya carcasa permanezca fría durante el funcionamiento. Entonces evitará quemaduras accidentales, lo cual es especialmente importante cuando viven niños pequeños en la casa. Además, la opción de apagado espontáneo de calefacto simple en caso de vuelco evita el fuego. Si desea evitar una sobrecarga después de conectar el ventilador a la red, proteja el circuito eléctrico con un fusible de 10 amperios.

¿Qué elegir: un calefactor o un ventilador?

Tanto el calefactor como el ventilador son económicos. El más pequeño, fácil de usar, con un alcance corto y sin una gran cantidad de funciones, se puede comprar por unos 10-20 euros. Sin embargo, si te preocupas por equipos tecnológicamente avanzados, con posibilidad de trabajo de programación y regulación de flujo de aire multietapa, debes tener en cuenta los precios de hasta varios cientos de euros. Sin embargo, estos productos más caros y complejos no son necesariamente la solución perfecta. Recuerda que el modelo más caro con mayor potencia consume mucha energía, lo que se traduce en facturas de luz elevadas

La compra debe ajustarse a sus necesidades y expectativas. Es obvio que un pequeño ventilador USB no enfriará una habitación con un área de 50 m 2, y un ventilador radial a su vez ocupa demasiado espacio para colocarlo en un escritorio. Por tanto, es importante elegir el equipo para las tareas específicas que debe cumplir. En una palabra, ¿qué elegir? El dispositivo que mejor se adapta a tus necesidades.