Ollas para cocina de gas: ¿Cuál es la mejor?

¿Son diferentes las ollas para usar con cocina de gas? Lee la guía para no cometer errores a la hora de comprar ollas y cazuelas para cocinar con gas. Las ollas son un equipo básico del que ninguna cocina puede prescindir. Para asegurar que la preparación de las comidas se realice sin problemas y sea un placer, vale la pena usar las ollas y sartenes especificas para cada tipo de cocina.

Las mejores ollas para cocina de gas – precios

La cocina de gas es extremadamente versátil, ya que se puede usar con prácticamente todos los tipos de ollas disponibles actualmente. Sin embargo, aquellos hechos de acero inoxidable funcionarán mejor. Se calientan rápida y uniformemente, y las comidas preparadas en ellos no se adhieren al fondo de las ollas. Además, son fáciles de limpiar y cuidar. Bajo la influencia de altas temperaturas, no se astilla ni deteriora.

¿Qué ollas para cocinar con cocina de gas?

Aunque las ollas de acero inoxidable son una opción universal, también podemos optar por otras soluciones. Teniendo en cuenta la diversidad de materiales a partir de los cuales se pueden hacer macetas, además de las macetas de acero inoxidable mencionadas anteriormente, distinguimos:

ollas

1. Ollas de vidrio para cocinar con cocina de  gas – debido a que no emiten sustancias como el níquel, aluminio, cromo y hierro y no están cubiertos con ningún revestimiento interno, no reaccionan con los alimentos. Gracias a esto, se conserva el sabor y aroma originales de los platos. Su valor nutricional tampoco cambia. Las macetas de este tipo son, por lo tanto, extremadamente saludables.

Su siguiente ventaja es la antialérgica. Además, son fáciles de limpiar y mantener, aunque, debido al gran peso, maniobrarlos puede ser algo difícil, especialmente si elige macetas de gran tamaño. Además, son extremadamente versátiles: se pueden usar no solo en gas, sino también en el horno, microondas o placa eléctrica. Esto es especialmente importante en una situación en la que durante la renovación decidimos cambiar el tipo de horno.

Antes de decidirse a comprarlos, vale la pena verificar si son resistentes a las fluctuaciones de temperatura. Entonces podemos poner fácilmente una olla caliente en la nevera. Su ventaja también es que se calientan fácilmente, mantienen la temperatura y distribuyen el calor de manera efectiva.

No se rayan, por lo que puede mezclar los platos que contienen con accesorios de madera, plástico y metal. Además, además de sus funciones de utilidad, también tienen un valor estético.

ollas

Las ollas de vidrio son resistentes, pero si se caen, pueden engancharse o romperse. Por lo tanto, tenga cuidado al usarlos. También vale la pena mencionar que se calientan por completo, incluida la tapa y las manijas. Por lo tanto, debemos usar guantes para transportarlos para que no se quemen. También debe recordarse que no son adecuados para su uso en una placa de inducción.

2. Ollas de inducción para cocinar con cocina de gas – Las ollas de este tipo están adaptadas a una cocina de inducción, pero también se pueden usar con éxito en una estufa de gas o eléctrica. Su rasgo característico es que tienen un fondo más grueso (ferromagnético). Este diseño hace que se calienten más rápido, mantengan la temperatura por más tiempo y calienten los alimentos de manera uniforme.

ollas

3. Ollas de hierro fundido para usar con cocina de gas – son extremadamente durables y resistentes al daño mecánico. Se calientan uniformemente y distribuyen el calor, por lo que no es necesario mezclar los alimentos con frecuencia, también porque los productos preparados no se adhieren al fondo de las ollas. Se pueden equipar con diversos recubrimientos internos: teflón, cerámica o esmalte.

Al elegir este tipo de maceta, vale la pena elegir un revestimiento cerámico. En el caso de los otros dos, es probable que se dañen con el uso de cubiertos de metal. Entonces sustancias nocivas pueden entrar en la comida.

4. Ollas de aluminio para usar con cocina de gas – Debido a su bajo precio, son muy populares. Sin embargo, se desprenden rápidamente y su calidad no es la más alta. Bajo la influencia de demasiado fuego pierden su durabilidad. A menudo, sus mangos se aflojan, lo que puede ser peligroso, especialmente al manipular platos calientes. Sin embargo, si estamos buscando una solución temporal, pueden funcionar.

¿Qué ollas para cocina de gas comprar?

ollas

La elección de la olla de gas también puede depender del tipo de producto alimenticio. Entonces podemos distinguir:

  • olla de cocción de pasta con gas – Está construido de tal manera que la pasta se puede quitar sin forzar. Está equipado con un inserto especialmente construido, en el que colocamos la pasta.
  • olla arrocera para cocina de gas – le permite cocinar adecuadamente varios tipos de arroz y sémola. La preparación de los alimentos se realiza al vapor para que no se peguen al fondo.

Sin embargo, si está buscando un producto que sea menos profesional, pero más versátil y que también se use para preparar otros alimentos, vale la pena elegir una olla de barro para cocinar con gas. Gracias a eso, el arroz no se quemará.

  • una olla para cocinar leche con gas – hervir la leche en la estufa de gas puede provocar una situación en la que se apaga la llama del quemador. Esto es especialmente peligroso para la salud y la vida humana, porque el gas escapará constantemente. Por esta razón, vale la pena elegir una olla especializada hecha de acero inoxidable y equipada con un silbato que indica cuándo sacar la leche del fuego. También se recomiendan productos de doble pared: el espacio entre ellos está vacío o lleno de agua, lo que nos protegerá eficazmente de hervir la leche.
  • olla de huevo pasado por agua – de lo contrario cocina de huevo. Tiene formas especiales para insertar huevos, pero es lentamente desplazada por modelos eléctricos de estructura similar, en los que se necesita una pequeña cantidad de agua para cocinar los huevos.

ollas

Si queremos cambiar nuestros hábitos alimenticios, debemos limitar la cantidad de grasas y carbohidratos consumidos, así como comenzar a preparar comidas al vapor. Este tipo de tratamiento térmico de los productos alimenticios los hace jugosos y ricos en vitaminas, que son necesarias para el correcto desarrollo del cuerpo humano. Por estas razones, vale la pena invertir en buenos barcos de vapor.

Al igual que con los utensilios de cocina de gas estándar, será bueno que el vaporizador esté hecho de acero inoxidable. No absorben los olores del plato y no cambian su sabor. También son resistentes a los arañazos y fáciles de limpiar.

En este caso, las ollas de vidrio que son extremadamente sensibles a los hematomas no funcionarán. Las ollas esmaltadas de todo tipo tampoco son adecuadas para una cocción al vapor saludable, porque después de usarlas varias veces, el revestimiento a menudo se despega y sus fragmentos pueden entrar en el plato, cambiando su composición y valor nutricional.

Al elegir una olla humeante, asegúrese de que esté equipada con una tapa especial que tenga una abertura que drene el exceso de vapor que se acumula dentro del plato. Gracias a esto, los platos preparados serán tiernos y jugosos. Una olla con tapa también acelera el tratamiento térmico de los alimentos, lo cual es especialmente importante para aquellos a quienes no les gusta esperar demasiado para que el plato se cocine.

Ollas y cazuelas para cocina de gas – Resumen

Las buenas ollas de gas deben ser funcionales sobre todo. El conjunto debe incluir modelos de diferentes tamaños: una olla grande funcionará al preparar guisos para toda la familia, la mediana es ideal para sopas y pequeña para salsas. Algunos fabricantes también ofrecen equipos adicionales, incluidas rejillas especiales, que facilitan el colado de pasta, sémola y verduras, así como protectores de manos, protegiendo nuestras manos contra las quemaduras causadas por el calentamiento excesivo de los mangos de las ollas.