Máscaras protectoras: todo lo que necesita saber sobre ellas

Las máscaras debidamente seleccionadas garantizan una protección eficaz contra los virus. ¿Qué debes saber de ellos?

En el camino al trabajo, en la tienda, en el consultorio del médico y en muchos otros lugares públicos, pasamos a cientos o incluso miles de personas que pueden ser portadores potenciales de varios virus. La mayoría de las veces pasan a través de la gota a través de la boca, la nariz y los ojos.

Para protegerse contra ellos, es mejor ponerse mascarillas y cascos. Los primeros cubren la nariz y la boca, mientras proporcionan una filtración efectiva. Gracias a ello, se puede filtrar hasta el 99 por ciento de los aerosoles. De esta manera, nos protegemos a nosotros mismos y a los demás cuando estamos infectados.

Por supuesto, mucho depende también de la máscara facial que usemos. Recientemente, muchas variedades de estos productos han aparecido en el mercado, por lo que vale la pena caracterizarlos brevemente, así como señalar todos los problemas y dudas más importantes que surgieron en torno a estos productos. Gracias a esto, elegir una mascarilla será mucho más fácil.

Tipos de mascarillas

Al principio, vale la pena ocuparse de la división principal de las máscaras protectoras. Al contrario de lo que piensan algunas personas, no importa qué mascarillas protectoras usemos. Cada modelo se distingue por una construcción ligeramente diferente y una efectividad de protección diferente.

  • Mascarilla desechable – el más barato y más frecuente en tiendas y farmacias. Esta categoría incluye una máscara quirúrgica simple, que es una especie de barrera física entre la nariz y la boca y cualquier contaminación externa. La mascarilla quirúrgica no filtra el aire. Vale la pena tener esto en cuenta.

Todo esto significa que las máscaras quirúrgicas proporcionarán protección solo contra partículas “grandes” cuyo diámetro es mayor que 1 micrómetro. La máscara quirúrgica no nos protegerá de los virus en sí, pero bloquea los aerosoles en los que pueden estar. Teniendo esto en cuenta, la máscara quirúrgica demostrará ser una protección efectiva, por ejemplo, cuando alguien estornuda en nuestra presencia.

Las máscaras quirúrgicas desechables se dividen en tres tipos, que difieren en la eficiencia de filtración. El Tipo I se distingue por una eficiencia de hasta el 95%, mientras que las máscaras quirúrgicas Tipo II y IIR aseguran una eficiencia de filtración del 98% y más.

Los dos últimos tipos de máscaras se preparan a partir de tres capas, por lo que los médicos los utilizan. La mayor desventaja de la máscara desechable para la boca y la nariz es que empapa con agua, por lo que no se puede usar repetidamente. Tienes que cambiarlo cada vez. Otra desventaja es el hecho de que no se adhiere firmemente a la cara, por lo tanto, no garantiza una estanqueidad total.

  • Mascarilla reutilizable – Esta es la llamada máscara de filtro. Consiste en un material que retiene los aerosoles, así como un filtro purificador que filtra el aire, reteniendo así la mayoría de las partículas que pueden ingresar al cuerpo.

¡Vale la pena saberlo!

Una máscara de filtrado desechable se puede encontrar en la tienda. Será un producto con un filtro de limpieza, cuya estructura, sin embargo, no permite el uso repetido, por lo que debe reemplazarse cada vez. Entonces, prestemos atención a la descripción del producto.

La ventaja más importante de una máscara antivirus de este tipo es su construcción, que no absorbe y es mecánicamente duradera. Vale la pena recordar que el filtro en una máscara de este tipo debe reemplazarse regularmente (generalmente cada 3-4 semanas).

Al igual que con los productos desechables, las máscaras protectoras reutilizables se dividen en tres grupos que difieren en su efectividad. Por lo tanto, se reemplazan las máscaras FFP1, que retienen partículas con un diámetro igual o mayor a 1 μm, máscaras faciales FFP2 (eficiencia de 0.5-1 μm) y máscaras protectoras FFP3 (eficiencia de 0.3-0.5 μm).

Los estudios muestran que las máscaras faciales FFP2 retienen el 99% de las partículas producidas en el medio ambiente. Para las máscaras quirúrgicas, la eficiencia es de aproximadamente el 75%. Vale la pena mencionar que la división anterior indica dos categorías principales de máscaras. Podemos encontrar en ellos varias subcategorías y productos de aplicación específica. Por ejemplo, se reemplazan las máscaras faciales para niños, las máscaras anti-smog o las máscaras de protección contra el polvo.

Mascarillas recomendadas

Tipos de materiales de los que está hecha la máscara protectora

La efectividad de la retención de partículas también está influenciada por el material exacto del que estaba hecha la máscara. Para productos desechables, el no tejido de polipropileno se usa con mayor frecuencia. La máscara médica consta de tres capas de dicha tela no tejida. Cuando se trata de mascarillas, se utilizan materiales de tejido denso. En las tiendas puedes encontrar muchos modelos de algodón, seda y también de materiales artificiales especialmente seleccionados. Compruebe siempre que la máscara de higiene que hemos elegido tenga el certificado correspondiente, que confirma que se han realizado las pruebas pertinentes.

¡Advertencia!

Hay muchas máscaras en el mercado que varían en términos de colores y patrones, por lo que pueden convertirse en un elemento de la ropa. Las máscaras negras, coloridas o faciales se han vuelto muy populares recientemente.

¿Cómo desinfectar las mascarillas?

Un conjunto de máscaras reutilizables puede ser suficiente durante mucho tiempo. Por supuesto, siempre que los usemos correctamente. Sin embargo, esto se aplica no solo a ponerse y quitarse correctamente (llegaremos a eso en un momento), sino también a la desinfección adecuada que permitirá matar los virus en la superficie de la máscara.

Es importante destacar que la investigación muestra que la desinfección no reduce significativamente las propiedades protectoras, por lo que este proceso se puede realizar varias veces. ¿Cómo? Las mascarillas protectoras se desinfectan mejor calentándolas a 70 grados centígrados. Es mejor usar un horno, plancha o agua hirviendo para esto. La máscara antiviral así limpiada está libre de partículas que se han depositado en su superficie.mascarillas protectoras

¿Cómo ponerse y quitarse la máscara protectora correctamente?

De esta manera pasamos a la última cuestión, igualmente importante. La máscara de boca y nariz es para protegernos contra los virus, pero a menudo es a través de nuestras acciones que la protección se vuelve menos efectiva de lo que debería ser. Esto generalmente se debe a la colocación y extracción inadecuadas de la máscara. Afortunadamente, las recomendaciones oficiales vienen al rescate.

  1. Antes de que toquemos la máscara de higiene, debemos lavarnos bien las manos. Primero, remójelos y luego aplique jabón en toda la superficie de la palma, por fuera y por dentro, sin olvidar los pulgares, así como las áreas entre los dedos. Finalmente, enjuague bien sus manos y séquelas, preferiblemente con una toalla de papel.
  2. Podemos proceder a ponernos la máscara. Es importante destacar que debe sujetarlo por los elásticos o cuerdas que se colocan en las orejas, nunca por el material que se adhiere a la cara.
  3. Asegúrese de que la máscara cubra bien la nariz y la boca.
  4. Ahora es el momento de quitar la máscara. Nuevamente, lo agarramos con elásticos o cuerdas y lo colocamos en un recipiente cerrado.
  5. Después de quitar la máscara, lávese bien las manos nuevamente.

El uso correcto de la máscara protectora asegurará una protección efectiva contra los virus. Vale la pena recordar que una máscara no es suficiente para muchos meses de uso. Estos productos deben ser reemplazados, dependiendo de sus especificaciones.