Estufa eléctrica: ¿Cómo elegir? ¿Cuál es la mejor?

El uso de estufas eléctricas en tu casa o apartamento es una muy buena manera de apoyar un sistema de calefacción básico, que puede no ser suficiente en algunos lugares y habitaciones. Pero,  ¡hay tantos modelos de estufas eléctricas en el mercado! – ¿cuál es el mejor?

La mayor ventaja de la estufa eléctrica son sus pequeñas dimensiones, gracias a las cuales podemos moverla eficientemente al lugar que elijamos. Además, no genera humos inofensivos, lo que no podemos decir incluso sobre los aparatos de gas. También debe mencionarse que las estufas eléctricas están equipadas con muchas funciones adicionales que amplían sus posibilidades de aplicación.

Estufas eléctricas – precios

Más modelos de estufas eléctricas y chimeneas eléctricas encontraras en la pagina especializada en estos aparatos: chimeneaelectricalux.com

¿Qué estufa eléctrica debes elegir?

Este producto viene en varios tipos, que son diferentes en términos de construcción, así como el método de distribución de aire caliente.

  • Estufa eléctrica de cerámica – Debido al uso de resistencias cerámicas, el calor se distribuye inmediatamente. Por lo tanto, no tenemos que esperar a que el dispositivo se caliente.
  • Calentador eléctrico con ventilador – es decir, una faro clásica, que se distingue principalmente por su pequeño tamaño y bajo peso, gracias a lo cual su transporte es muy fácil. Los calentadores de ventilador no son muy potentes, pero serán suficientes para habitaciones pequeñas, como baños. Sin embargo, el calentador eléctrico para el baño debe tener una protección adecuada contra los efectos del agua. Además, algunos farriers tienen una función de calentamiento direccional.
  • Calentador convector eléctrico – Utiliza el movimiento del aire para calentar la habitación, gracias a lo cual el calor llega a todos los rincones. El método de operación se basa en aspirar aire, calentarlo y soplarlo. Viene en muchas variedades, por ejemplo, una estufa empotrada eléctrica o montada en la pared. La variedad de estufas convectoras también proviene del uso de dos tipos de calentadores: aguja y aluminio. También vale la pena buscar modelos con termostatos y control de temperatura.
  • Estufa eléctrica de aceite – Los elementos calefactores siguen siendo calentadores eléctricos, que sin embargo están sumergidos en aceite. Son calentados por ellos. Debido a la mejora de la conducción de calor, la habitación se calienta más lentamente, pero de manera más efectiva: el aire no se seca. La mayor ventaja del modelo de aceite es que se mantiene caliente mucho después de que se desconecta. Gracias a esto, podemos hacer algunos ahorros.
  • Radiador eléctrico  – Funciona en base a la radiación, y el calor se emite a través de un disco.
  • Estufa de gas y electricidad – Funciona tanto con gas como con electricidad. Su construcción se basa en un panel cerámico y lámparas halógenas. Se dispara por encendido piezoeléctrico (chispa eléctrica). Gracias al uso de una instalación de gas, se distingue por una mayor potencia. Al usarlo, es necesaria una ventilación eficiente, además, vale la pena buscar modelos equipados con ciertas salvaguardas, que incluyen cortar el gas con demasiado dióxido de carbono en el aire o interruptor antivuelco.
  • Estufa eléctrica turística – Un pequeño dispositivo portátil que podemos usar, entre otros, en casas de vacaciones. Son muy adecuados para calentar habitaciones con un área pequeña. Son ligeros y muy fáciles de transportar.

¿Qué estufa eléctrica escoger?

Como ya se mencionó, el dispositivo eléctrico tiene la ventaja de que se puede usar en casi cualquier lugar: no tenemos que preocuparnos por los humos. Una estufa eléctrica para la habitación también es una gran oportunidad para ayudar un poco al sistema de calefacción en caso de que resulte insuficiente.

Por supuesto, debemos recordar algunas restricciones, principalmente debido al hecho de que la estufa debe estar conectada a la fuente de alimentación. No debemos olvidar que los dispositivos individuales difieren entre sí por los parámetros más importantes que determinan su efectividad y el alcance de la aplicación. Ante esto, vale la pena analizar el más importante de ellos.

POTENCIA. Este parámetro es importante para cualquier tipo de radiador, sin excepción. Cabe mencionar que los dispositivos eléctricos son mucho más débiles que las estufas de gas. Su potencia no supera el límite de 3kW (los modelos a gas pueden destacarse con una potencia incluso superior a 5kW), lo que limita su uso. Para una habitación bien aislada, necesitaremos de 100 a 150 W de potencia por cada metro cuadrado. Entonces, si queremos calentar una habitación con un área de 20 metros cuadrados, nuestra estufa eléctrica debe tener una potencia de alrededor de 2-3kW. Será un poco más difícil calentar una habitación sin aislamiento térmico; en tales situaciones, las estufas eléctricas demostrarán ser efectivas solo en un área pequeña, por lo que debe pensar en los modelos eléctricos a gas.

SUPERFICIE SECA El parámetro está directamente relacionado con la potencia del dispositivo: nuestros cálculos no siempre tienen que ser precisos, por lo que vale la pena verificar qué área podemos calentar según el fabricante.

SEGURIDAD. Incluso una estufa eléctrica puede ser peligrosa en algunas situaciones, por lo que debería tener un sistema de seguridad adecuado. Puede reemplazar, entre otros, la protección contra quemaduras y una rejilla especial, que debe usarse cuando hay niños pequeños en la casa. Sin embargo, si compró una estufa eléctrica a gas, debe protegerse en caso de niveles elevados de dióxido de carbono en el aire.

LÍNEA. Estoy hablando de su longitud. Como saben, las estufas eléctricas deben estar conectadas a la electricidad todo el tiempo, lo que de alguna manera nos limita. Así que echemos un vistazo a los productos con cables de al menos 2 metros de largo.

POTENCIA. Puede ser de 230 o 400 V.

PESO Y DIMENSIONES. Las estufas eléctricas típicas generalmente pesan poco más de 5 kilogramos. Dadas las dimensiones del dispositivo, deben adaptarse a la habitación que queremos calentar.

FUNCIONES Y EQUIPO ADICIONALES. Debemos mencionar, en primer lugar, el termostato y la regulación de potencia: las estufas de buena calidad tienen varios grados de regulación. Algunos modelos también tienen un temporizador, que determinará cuándo funcionará el calentador.

MARCA. Si desea comprar una estufa de buena calidad, debería estar interesado en fabricantes probados. Sin duda, vale la pena recomendar dispositivos de empresas como Dedra, Stanley, Euroheat, Flowair, Einhell, Descon, Volteno y Graphite.

PRECIO. Compraremos las más baratas por alrededor de 15 euros. Sin embargo, recordemos que sus posibilidades son muy limitadas, por lo tanto, solo podremos calentar el punto seleccionado en la habitación. Para dispositivos más eficientes que puedan aislar toda la sala, tendremos que pagar entre 50-100 euros. Con mucho, los más caros son los modelos de gas eléctrico y las estufas con una fuente de alimentación de 400 V. Su precio oscila entre 100 y 1000 euros.