Compactadora de tierra: ¿Cómo elegir? ¿Cuál es la mejor?

Las compactadoras de tierra son equipos que permiten preparar el terreno adecuadamente antes de comenzar cualquier trabajo adicional, ya sea de construcción o de jardín. Entonces, ¿a qué debes prestar atención cuando lo elijas para sacarle el máximo provecho?

Compactadora de tierra – precios

Las compactadorss de suelo más baratos cuestan entre 30 y 50 euros. Sin embargo, debe pagar dos o tres veces más por un dispositivo de buena calidad. También hay variantes técnicas altamente avanzadas en el mercado, cuyo precio alcanza varios hasta mil euros o más.

¿Vale la pena usar un compactador de suelo?

Como su nombre lo indica, se usan compactadoras para compactar el suelo. Este tratamiento aumenta su densidad, por lo que a menudo estos dispositivos también se llaman compactadoras de suelo. Las compactadoras universales, que son multitarea, están disponibles en el mercado, así como modelos con parámetros optimizados que se adaptan a trabajos específicos, por ejemplo, adoquines, roturas de piedras o endurecimiento de suelos sueltos.

El apisonamiento mecánico del suelo hace que sus partículas se acerquen entre sí. Esto tiene beneficios medibles:

  • elimina el agua y las partículas de aire del suelo,
  • reduce la porosidad del suelo,
  • lo fortalece
  • aumenta su capacidad de carga, resistencia y resistencia al agua,
  • reduce la susceptibilidad del sustrato a la división o la formación de surcos.

Por lo tanto, el uso de una compactadar de tierra contribuye a la preparación integral del terreno para diversos trabajos. Por lo tanto, no puede faltar en ningún sitio de construcción.

Compactadora de suelo: ¿cómo elegir?

Al comprar un compactador, primero vale la pena analizar a qué tipo de sustrato se ha adaptado. Luego, utilizaremos plenamente sus capacidades y, al mismo tiempo, evitaremos defectos utilizando equipos seleccionados incorrectamente. La tabla presenta cuatro tipos básicos de compactadores de suelo.

Compactadora manual

El pequeño tamaño de este equipo lo hace adecuado para trabajos de renovación menores, en un terreno que no requiere un procesamiento significativo. También funciona en lugares difíciles de alcanzar. El peso ligero es un requisito, ya que el equipo debe ser movido a mano, y el exceso de peso evitaría maniobras libres. Por esta razón, este tipo de dispositivo también se conoce como compactador de suelo manual.

Apisonadora automática

Funciona durante trabajos de construcción y jardinería más exigentes. Este equipo se mueve automáticamente en el suelo. Todo lo que tenemos que hacer es darle la dirección correcta. Este dispositivo se caracteriza por un mayor tamaño y peso, gracias a lo cual su eficiencia y efectividad es mejor en comparación con la variante movida manualmente

Compactadora rodante

Este equipo es para uso profesional. Se utiliza en terrenos extremadamente difíciles. Esta solución no se recomienda para uso aficionado. Un rasgo característico del equipo es también su gran peso, lo que dificulta su uso. Sin embargo, a este dispositivo no se le puede negar la alta potencia y eficiencia.

Compactadora acoplable

Ofrece alto rendimiento. Sin embargo, está destinado a compactar una superficie significativa. Por lo tanto, está equipado con una placa de gran tamaño. El diseño de este equipo permite su conexión a un tractor o excavadora. Se utiliza durante la compactación profesional del suelo.

Las compactadoras de tierra también se pueden clasificar de una manera diferente, teniendo en cuenta el diseño del equipo. Aquí están los modelos disponibles en el mercado:

  • compactadora de suelo ligera – tiene un tamaño y un peso pequeños, por lo que podemos usarlo fácilmente como aficionados cuando realizamos tareas domésticas sin complicaciones. Tiene un poder limitado, pero llega incluso a lugares difíciles de alcanzar. Además, maniobrar no debería causarnos ninguna dificultad,
  • rodillo compactador de tierra – son dispositivos que garantizan una mejor eficiencia y efectividad de la compactación del suelo que los puentes. Sin embargo, debido a sus grandes dimensiones, podemos tener problemas para maniobrarlos. Funcionan bien en uso profesional, si necesitamos procesar un área más grande,
  • compactador de tierra tipo pala – estructuralmente se asemejan a puentes más grandes y más extensos. Sin embargo, muestran una mayor potencia y eficiencia, por lo que son perfectos para uso profesional. Al mismo tiempo, garantizan la comodidad de uso. Están equipados con una placa de compactación especial, que garantiza una alta eficiencia de la compactación del suelo.

Cuál de las opciones anteriores decidimos depende principalmente del fondo con el que trabajaremos todos los días. Al principio, también vale la pena especificar si el dispositivo se utilizará principalmente para aficionados, semiprofesionales o totalmente profesionales. Esto le permitirá ajustar sus parámetros técnicos en consecuencia.

Sin embargo, antes de proceder a su análisis, vale la pena prestar atención al método de suministro de energía. Hay tres opciones en el mercado, que incluyen:

  • compactadora de suelo eléctrico – No muy popular. Sus posibilidades de aplicación son limitadas. Puede funcionar solo en un ambiente seco, y no solo por la menor potencia, sino también por el hecho de que funciona con electricidad, lo que en un área húmeda crearía el riesgo de incluso una descarga eléctrica para el usuario. De lo anterior, otra desventaja de los resultados del compactador de tierra eléctrica, es decir, su corto rango de operación, que está limitado por la longitud del cable de alimentación. Sin embargo, es un equipo relativamente silencioso y fácil de usar que funcionará bien durante el trabajo de aficionados en el hogar,
  • compactadora de suelo diesel – es un producto popular en el mercado, apreciado tanto por aficionados como por profesionales. Una gran variedad de modelos significa que todos encontrarán equipos que se adapten a sus necesidades individuales, independientemente del grado de profesionalización del trabajo. La ventaja del dispositivo es una relación precio-calidad favorable. Dependiendo del modelo, el compactador de gasolina puede estar equipado con un motor de dos tiempos, cuatro tiempos o diesel. Cada una de estas opciones ofrece el mayor rendimiento al tiempo que mantiene bajas emisiones. La solución que elijamos depende principalmente del tipo de trabajo realizado. Para trabajos pesados ​​y duraderos, un motor de cuatro tiempos es perfecto. En condiciones de campo difíciles (suelo cohesivo, mixto o grueso), un compactador con motor diesel será la elección correcta,
  • compactadora de suelo neumática – Utilizado por profesionales. Es impulsado por aire comprimido, que mueve el pistón. Esto a su vez golpea el apisonador con la frecuencia correcta, causando movimientos vibratorios que compactan el suelo. No se puede negar este equipo de alta potencia y rendimiento. Sin embargo, a pesar de esto, las variantes de combustión son preferibles.

Existe otra clasificación de apisonadores, según la cual podemos dividirlos en placas y dispositivos vibratorios. Los primeros pesan hasta 100 kg y funcionan bien en suelos menos exigentes. Por lo tanto, serán adecuados para todas las tareas domésticas. El equipo vibratorio es más avanzado y trabaja más intensamente, compactando el suelo a una profundidad considerable. Por lo tanto, será adecuado durante trabajos difíciles.

Compactadora de tierra: ¿Cuál es el mejor?

Si nos preocupamos por tener un equipo de la más alta calidad, al elegirlo, debemos prestar atención a numerosos parámetros técnicos. Determinan su funcionalidad, eficiencia, durabilidad y comodidad de servicio. Los factores más importantes incluyen:

  1. Peso – para uso aficionado, es mejor optar por puentes ligeros que pesen alrededor de 20 kilogramos. No tendremos ninguna dificultad para maniobrarlos. Si queremos trabajar de manera semi-profesional o profesional y queremos tener un suelo muy bien compactado, entonces un equipo más pesado que pese entre 100-300 kg será la mejor opción. Recuerde que también hay modelos en el mercado que pesan más de una tonelada,
  2. Rendimiento – determina qué tan rápido podemos compactar el suelo y depende de muchos factores, incluido el tipo de sustrato, la potencia del equipo o el tamaño de la placa vibratoria. La opción que elijamos depende de nuestras necesidades. Para tareas domésticas simples, será suficiente un equipo con una capacidad que no supere los 400 m2 / h. Para uso profesional necesitamos mejores equipos, en el caso de que este parámetro alcance unos 700 m2 / h,
  3. Potencia del motor – determina, entre otros, el rendimiento de azotes. También afecta el volumen o el consumo de energía / combustible. Cuanto mayor es la potencia, más eficiente y más largo puede funcionar el equipo. También se adapta mejor a las condiciones más difíciles del suelo. Los compactadores de buena calidad alcanzan una potencia de 4.5 kW en adelante,
  4. El tamaño de la placa de trabajo – cuanto más grande es este elemento, menos tiempo lleva compactar el suelo. Sin embargo, esto está asociado con un mayor peso del dispositivo, lo que afecta negativamente la capacidad de maniobra. Si queremos utilizar un compactador principalmente como aficionado, el tamaño de la placa de trabajo puede ser limitado,
  5. Profundidad de batido – determina la cantidad de tierra compactada por el compactador en una pasada. Si este parámetro es:
  • 20-30 cm – entonces el equipo se puede utilizar para compactar el suelo durante la construcción y reparación de carreteras, tracción eléctrica, telecomunicaciones y suministro de agua, así como para compactar lastre para caminos, estacionamientos, parques infantiles o plazas,
  • 50 cm – este dispositivo funciona especialmente bien cuando se compacta el sustrato destinado a soleras de hormigón. También se puede utilizar para los trabajos mencionados anteriormente,
  • 90 cm – el compactador está destinado a los trabajos más difíciles relacionados con la compactación del suelo. Se utiliza en la construcción de carreteras, autopistas y ferrocarriles,
  1. Direccionalidad – Los compactadores de una y dos vías están disponibles en el mercado. Los primeros suelen ser más ligeros. Son más fáciles de controlar y también se pueden usar para batir un cubo. Estos últimos están equipados con marcha atrás. Por lo tanto, le permiten deshacer, lo que es especialmente útil en lugares de difícil acceso,
  2. Frecuencia de vibración – determina no solo la velocidad a la que funciona el dispositivo, sino que también afecta la comodidad de su uso. Si tenemos esa posibilidad, decidimos variantes ligeramente más caras equipadas con la capacidad de ajustar la frecuencia de las vibraciones. Entonces podemos adaptarlo fácilmente al tipo de sustrato, haciendo un uso óptimo del equipo. Que se sienta o no la frecuencia de vibración también depende del diseño del equipo. Por eso es tan importante planificar el manejo correctamente. Esto garantiza una baja vibración mano / brazo,
  3. Volumen de ruido – es un factor que afecta la comodidad del uso del equipo. Cuanto más tranquilo trabaja, más seguro está para el órgano auditivo. En la práctica, sin embargo, cuanto mayor es la potencia y el rendimiento del dispositivo, más fuerte funciona. Para equipos con una potencia de 3.6 kW, el nivel de volumen alcanza aproximadamente 105 dB,
  4. Accesibilidad de accesorios – El largo tiempo de inactividad en caso de falla del equipo no solo extiende la implementación del proyecto, sino que también afecta negativamente la imagen de la empresa. Entonces, antes de decidir sobre un tipo dado de compactadora de suelo, verifiquemos la disponibilidad de sus elementos individuales. En el caso de compactadoras que funcionan con un motor de aire, el filtro de aire debe reemplazarse con frecuencia. Por lo tanto, debe ser fácilmente accesible. La variante de panel necesitará un revestimiento protector especial para el panel. Un carro de transporte también puede ser un accesorio extremadamente útil.

Al elegir una compactadora, también verifiquemos la pendiente máxima permitida. Además, los equipos de buena calidad deben estar equipados con un sistema que facilite el arranque, un sistema que evite el encendido accidental del dispositivo y la posibilidad de ajustar la altura de la carrera. Tenga en cuenta también la cantidad de emisiones de escape. Este es un parámetro importante no solo por la protección del medio ambiente, sino también por la comodidad de usar el equipo.

Compactadora: ¿qué marcas?

La oferta del mercado de compactadores de suelo es extremadamente diversa, debido a la multitud de entidades que se ocupan de su producción. Antes de tomar la decisión final de comprar un modelo en particular, vale la pena verificar la reputación de su fabricante.

Cuantos más clientes satisfechos, más seguros podemos estar de que estamos comprando equipos confiables. El compactador Wacker goza de una muy buena opinión entre los usuarios. Esta empresa ha estado produciendo compactadores durante años y goza de una popularidad inagotable.

En resumen, al comprar un compactador de suelo, queremos recibir equipos que se caractericen por su fiabilidad, alta calidad, respuesta rápida y rendimiento sólido. Para que esto sea posible, es necesario adaptar el tipo de dispositivo y la forma en que se suministra al tipo de trabajos que se realizan con mayor frecuencia. Un análisis en profundidad de los parámetros técnicos también es importante. Nos permitirá elegir de manera óptima el equipo para nuestras necesidades y preferencias.

ClockChain NFT ClockChain Collection