Alergias a los alimentos: entender las etiquetas de los alimentos

 

En los Estados Unidos, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) exige a los fabricantes de alimentos que enumeren los ocho ingredientes más comunes que provocan alergias a los alimentos. La mayoría de los otros países tienen reglas similares. En los Estados Unidos, la información sobre las alergias a los alimentos debe escribirse en términos simples que los adultos y los niños mayores puedan entender.

Los ocho alimentos incluidos en el etiquetado de alergias alimentarias representan aproximadamente el 90 por ciento de las reacciones alérgicas. Estos ocho alimentos son:

  • Leche
  • Huevos
  • Miseria
  • Nueces de árbol (como almendras, anacardos, nueces)
  • Pescado (como bajo, bacalao, platija)
  • Mariscos (como cangrejo, langosta, camarón)
  • Soja
  • Trigo

Entendiendo las etiquetas de los alimentos

Las etiquetas de alimentos de EE. UU. Eliminan algunas de las conjeturas de la lectura de etiquetas, lo que lo ayuda a identificar más fácilmente los alimentos que podrían causar una reacción alérgica. Aquí están las respuestas a algunas preguntas comunes sobre los requisitos de la etiqueta de los alimentos.

  • ¿Qué alimentos están etiquetados? Se requiere que los alimentos envasados ​​nacionales o importados tengan una etiqueta que indique si el producto contiene uno de los ocho alérgenos principales.
  • ¿Qué información sobre alergias se incluye en la etiqueta? La etiqueta indica el tipo de alérgeno, por ejemplo, el tipo de nuez de árbol (almendra, nuez) o el tipo de mariscos crustáceos (cangrejo, camarón), así como cualquier ingrediente que contenga una proteína de los ocho alérgenos alimentarios principales. Las etiquetas también incluyen los alérgenos que se encuentran en los condimentos, colorantes u otros aditivos.
  • ¿Qué alimentos no están etiquetados? Los productos frescos, los huevos, la carne fresca y ciertos aceites altamente refinados no requieren una lista en las etiquetas.

Ingredientes no deseados

Las leyes de etiquetado de alimentos requieren que se identifiquen los alérgenos alimentarios incluso en cantidades muy pequeñas, pero solo cuando están contenidos como un ingrediente. No se requiere que los fabricantes incluyan advertencias sobre los alérgenos alimentarios introducidos accidentalmente durante la fabricación o el envasado (contaminación cruzada). Esto puede causar problemas si eres muy sensible a los alérgenos alimentarios.

Muchos fabricantes incluyen voluntariamente advertencias, pero estas etiquetas de aviso no siempre son claras. Y, los fabricantes tienen diferentes maneras de decir que un alergeno alimentario puede estar presente. Por ejemplo, las etiquetas pueden decir “fabricado en una fábrica que también procesa trigo” o “puede contener soja”.

La FDA está trabajando para hacer que el formato de estas etiquetas de aviso sea más consistente para que sea más fácil identificar qué productos contienen alérgenos. Cuando tenga dudas sobre si un producto contiene algo a lo que es alérgico, es mejor evitarlo hasta que consulte con su médico.

Etiquetas sin gluten

Aunque la intolerancia al gluten es diferente de una alergia a los alimentos, puede causar serios problemas de salud en las personas que tienen la enfermedad celíaca, un trastorno digestivo crónico. El gluten es una proteína que se encuentra en granos como el trigo, la cebada y el centeno. Se encuentra en muchos alimentos e ingredientes alimentarios.

La FDA ha establecido recientemente pautas para el uso del término “sin gluten” en las etiquetas de los alimentos. Cualquier producto alimenticio que tenga un reclamo sin gluten no debe contener un ingrediente que sea:

  • Un grano que contiene gluten.
  • Derivado de un grano que contiene gluten que no se ha procesado para eliminar el gluten
  • Derivado de un grano que contiene gluten que se ha procesado para eliminar el gluten, si el uso de ese ingrediente da como resultado la presencia de 20 partes por millón (ppm) o más de gluten en el alimento.

Actualmente, la etiqueta “libre de gluten” es voluntaria; depende del fabricante si debe incluirla. Muchos alimentos son naturalmente libres de gluten y pueden o no estar etiquetados como tales.

La conclusión: ser cauteloso.

Siempre revise las etiquetas para asegurarse de saber lo que está comiendo y bebiendo. A pesar de que un producto alimenticio pudo haber sido seguro la última vez que lo compró o consumió, es posible que los ingredientes hayan cambiado o que la etiqueta haya sido actualizada. Si tiene alguna duda sobre los ingredientes de los alimentos, comuníquese con el fabricante para saber si es posible que contenga un alérgeno.

Actualizado: 2016-11-03

Fecha de publicación: 2006-01-03