Salsa boloñesa o ragú alla boloñesa. Receta italiana


Cómo preparar una auténtica salsa boloñesa.

Desde que era un pequeño siempre le pedí a mi madre para comer espaguetis con carne picada y tomate frito.

Es posible que uno de mis platos preferidos, muy socorrido y que mi madre prepare con un poco de bechamel y gratinados en el horno con queso.

Aunque deliciosos, no eran los tallarines con salsa boloñesa que probé en casa de una amiga italiana cuando estudiaba en Compostela. Desde que me preparé la boloñesa de dos maneras distintas, como mi madre y como la de Sofía, para qué quedarse con una sola receta.

Hoy os presento una receta de salsa boloñesa Apta para que un italiano la reconozca como suya.

Es parecido al mito extendido por todo el mundo de que la salsa carbonara es con nata. En el blog ya puede consultar esta receta italiana como Dios manda, sin embargo, no hay nada que le parezca.

La receta de la familia de Sofía es de influencia Emiliana. La salsa de boloñesa o ragú de carne que se prepara tiene una base de carne picada y panceta.

Generalmente va acompañado de pasta fresca con huevo (casi siempre tagliatelle, aunque también se puede hacer con ella una lasaña, acompañar un poco de polenta o unos canelones estupendos).

Preparación de la base de la salsa boloñesa

  1. Picamos la cebolla y el apio en papitos pequeños, todo bien finito.
  2. Pelamos y picamos en cuadraditos la zanahoria lo mejor posible.
  3. Cortamos la panceta y la carne en dados pequeños. En este caso elegí un trozo de buey y me lo picó el carnicero, pero lo podéis hacer en casa con un cuchillo bien afilado.
  4. Picamos muy finamente el perejil fresco. Reservamos
  5. En una cazuela o sartén grande echamos un chorrito de aceite de oliva virgen extra y añadimos la panceta.
  6. Cocinamos a fuego lento durante unos 15 minutos, dejemos que suelte toda la grasa y se ponga crujiente. Una vez hecha se retiró a un cuenco.
  7. En el mismo sartén y con toda la grasa de la panceta sofreímos los vegetales.
  8. Primero la cebolla, luego el apio y al final la zanahoria, echamos una pizca de sal y dejemos que suenen, que suelten agua durante 12 minutos a fuego medio.

Cocción de la salsa Boloñesa

  1. Echamos la panceta y juntamos con las verduras. Es hora de añadir la carne.
  2. Eliminar todo muy bien con una cuchara de madera y guisamos una temperatura alta unos 5 minutos.
  3. Espolvoreamos con el perejil picado y las especias que más le gusten. Vertemos el vino y los mezclamos bien para que se junten todos los sabores.
  4. Escurrimos el tomate y troceamos para añadir seguidamente a la carne.
  5. Vertemos la leche y probamos de sal y pimienta, si es necesario salpimentamos al gusto.

Preparación final de la salsa boloñesa

  1. Bajamos el fuego y cocinamos durante una hora y medios. El ragú a la boloñesa tendrá que burbujear suavemente durante toda la cocción.
  2. Comprobando el punto de sal, probablemente no necesita, pero si tiene que añadir un poco más.

Y aquí la tenencia, una salsa perfecta para acompañar con vuestra pasta preferida. Acompañar con unas cuantas de tus quesos preferidos y un buen vino. Espero que os guste.

Podrás ver todas las fotos del paso a paso de la receta de salsa boloñesa en este álbum. No os perdáis detalle y os salgáis como en Italia.

Consejos para una salsa boloñesa de rechupete

  • Una receta italiana con una salsa con más carne.
  • El toque del apio, la panceta y el vino le da un sabor increíble. Una de esas recetas que se quedarán en la casa como las de toda la vida.
  • El ragù a la boloñesa Nunca se hace con carne de cerdo. Lo más normal es usar carne de ternera picada a cuchillo en daditos pequeños. He elegido el trozo de buey y le he dicho al carnicero que lo picase.
  • Lo que sí lo respeta es las verduras en la grasa de la panceta que se aseguró la ayuda a la gloria a la bendición.
  • El secreto está en una larga cocción de la carne en vino tinto (nunca blanco). Otro gran truco es un chorrito de leche, que viene muy bien para romper las fibras y hacer más tierna.
  • La salsa de carne debe quedar jugosita y tierna. Los sabores de la salsa tienen que ser uno solo. Si nos queda corto de líquido podemos añadir un poco de agua o caldo de carne, comprobamos a intervalos de 15 minutos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *