Macarrones Gratinados Con Salsa De Boloñesa


Cómo preparar unos macarrones gratinados con salsa boloñesa.

Ya le tenía ganas a esta receta de pasta tan apetitosa. La salsa boloñesa combina a la perfección con la mayoría de las pastas.

Acompañando a unos simples espaguetis o macarrones creamos un plato de primera. En el blog tengo ya la auténtica receta de la salsa italiana boloñesa, que se prepara sin prisas y con cariño.

Para ser estrictos, nos llevaría en total más de 2 horas prepararla, pero para este plato con macarrones haremos una versión “express”.

Esta misma receta se puede aplicar a otros tipos de pasta, y también a los gustos de cada momento.

En mi caso he escogido unos macarrones de Garofalo, los Penne Ziti RigateLos más clásicos de su gama de pasta corta. Además, le ofrecemos un toque en el horno, gratinando con queso rallado. El resultado no puede ser más delicioso.

Aún recuerdo los macarrones con carne picada y tomate que preparáramos en el piso de estudiantes, en la época universitaria en Santiago de Compostela.

A nosotros nos gustó una gloria bendita, pero hay que evolucionar y esta receta es algo mucho más rico. ¿Qué es lo que hay que hacer?

Si es de los que se llevarán la comida al trabajo, estos macarrones gratinados son una buena opción. Con un golpe de calor en el micro, el queso volverá a fundirse y el plato volverá a cobrar vida, como si estuvieses en casa.

Preparación de los macarrones gratinados con salsa boloñesa.

  1. Picamos la cebolla, las zanahorias y el apio en “brunoise” (dados pequeños). La panceta fresca, las partes retiradas de la piel, y también la imagen en los dados.
  2. En un sartén grande, aceite de oliva virgen extra, sofreímos la panceta 5 minutos a fuego medio. Para que se dore y vaya soltando grasa. Retiramos y reservamos. En la misma sartén, añadimos las verduras, mezclamos y cocinamos 10 minutos. Salamos al gusto.
  3. Ahora añadimos la carne, que nos ayudaron a desmenuzar con una cuchara de madera. Poco a poco se irá deshaciendo y será más fácil de cocinar. Salpimentamos al gusto. Cuando empiece un color coger, incorporamos la panceta y los mezclamos.
  4. Picamos el perejil bien fino, unas 2 cucharadas, y lo echamos a la sartén. Si os gusta el orégano, en este punto también podría añadir un poco, al gusto. Vertemos el vino. Cocinamos 5 minutos para que se vaya evaporando el alcohol.
  5. Finalmente toca el turno del tomate frito. Lo vertemos y mezclamos bien, para que se reparta uniformemente. Seguimos a fuego medio, y cocinamos 30/35 minutos. Como os dije, es una boloñesa “express”. Vigilamos de vez en cuando para que no se vea sin líquido la sartén.

Cocción de la pasta. Presentación final de los macarrones

  1. Hecha la salsa, apagamos el fuego y dejamos reposar. Mientras vamos a hacer la pasta.
  2. Para que esté "al dente", normalmente en el caso de los macarrones, suelen ser de 6 a 8 minutos. Mirad el tiempo que indica el fabricante.
  3. Ponemos abundante agua a hervir (3 litros). Cuando llegues a una ebullición, echamos 30 gr. de sal.
  4. Dejamos que vuelva a hervir y ahí incorporamos los macarrones. Cocemos el tiempo necesario para que estén al dente.
  5. Escurrimos los macarrones. Los pasamos a una fuente de horno y añadimos la salsa boloñesa. Mezclamos bien.
  6. En la parte superior espolvoreamos con el queso rallado.
  7. Gratinamos 5 minutos en el horno, en la función de parrilla. Hasta el queso quede bien fundado, pero sin quemarse.
  8. Vigilad vuestro horno, ya que puede apurar demasiado. Retiramos del horno y servimos bien caliente en la mesa.

Un plato contundente, lleno de sabor y que seguro está conquistado. Para mí ya rivaliza con mis queridos macarrones con quesoOtra de mis recetas preferidas. Espero que os gusten y repitáis la receta con otros tipos de pasta.

Podrás ver todas las fotos del paso a paso de la receta de estos macarrones gratinados en este álbum.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *