Candado para el gimnasio: ¿Cómo elegir? ¿Cuál es el mejor?

Muchos de nosotros visitamos el gimnasio regularmente. Esto implica dejar la ropa y otros objetos de valor en un armario, cuya seguridad deja bastante que desear, si es que la hay. Y, al fin y al cabo, queremos poder no preocuparnos por nuestro teléfono, cartera o ropa cara. No tengamos miedo de invertir en nuestro propio candado para el gimnasio, en los mejores gimnasios se usan a diario estos productos.

Un candado adaptado a tus necesidades

En el gimnasio es mucho más fácil garantizar la seguridad de nuestras cosas. A menudo, un candado básico y más barato es suficiente para desalentar a un ladrón potencial. Este es un lugar donde todavía hay alguien, ya sea que otros usen servicios o servicios. Por lo tanto, cualquier intento de forzar el candado por la fuerza probablemente no tendrá lugar.

Los modelos más pequeños y bien formados que no agregarán kilogramos adicionales cuando se transporten en una bolsa funcionarán bien. Debemos prestar más atención a sus dimensiones. Si vamos a un solo gimnasio, tenemos un problema mucho menor. Es suficiente medir el cierre de la puerta del gabinete y comprar un candado que coincida con él. Es peor si cambiamos de lugar con bastante frecuencia.

Luego, deberá equiparse con un modelo más universal, que tenga una oreja más grande, lo que a su vez afecta la seguridad de nuestros artículos.

¿Qué candado para el gimnasio?

Una solución interesante son los candados para armarios de cifrado. Aunque preferimos no recomendarles que cierren el sótano o aseguren la bicicleta, serán perfectos para el gimnasio. Los intentos de manipular el mecanismo se descubrirán rápidamente, por lo que no tenemos que preocuparnos de que una persona no autorizada rompa nuestro cifrado. Otro método es usar candados con alarma.

Si intenta acceder sin utilizar la clave, se notificará de inmediato al servicio y a nosotros mismos. Tenga en cuenta, sin embargo, que en tales lugares a menudo puede quitar inconscientemente dicha seguridad. Así que elija un mecanismo de alarma que no se active inmediatamente después de tocar el candado, pero que primero emita dos señales de advertencia o solo suene al intentar entrar. Son un poco más caros, pero de esta manera evitaremos regresar constantemente al gabinete para apagar la alarma debido a un contacto accidental.

Candado para gabinete: ¿cuál es el mejor?

Al elegir un candado para un gabinete de gimnasio, debemos prestar atención principalmente a:

  • su peso y tamaño,
  • coincidiendo con el tamaño del gabinete,
  • velocidad de apertura por parte del propietario,
  • durabilidad y resistencia a cualquier daño mecánico.

Aunque los robos de gabinetes asegurados son extremadamente raros, advertimos contra el uso de los candados más baratos cuyo desarmado toma solo unos segundos y lo realiza un ladrón poco calificado. No se necesitan herramientas para esto, solo uñas un poco más largas o un bolígrafo. Tal práctica puede tener lugar lo suficientemente rápido como para que nadie lo note, y mucho menos reaccionar.

Candado de gimnasio: ¿cuál es el precio de cada opción?

Pagaremos unos 10-15 euros por un candado combinado. A un precio similar, compraremos un modelo con alarma incorporada. Para este tipo de aplicaciones, podemos permitir concesiones y no comprar protecciones costosas de compañías de buena reputación, aunque también podemos encontrar productos interesantes entre fabricantes como:

El candado de combinación Gerda cuesta alrededor de 15 euros. El pequeño producto Abus es aún más barato: podemos encontrar fácilmente ofertas para 8-10 euros. El gimnasio será lo suficientemente bueno y nos garantizará la seguridad de los artículos almacenados en los gabinetes.

Un candado de gimnasio no tiene que ser grande y masivo. Ni siquiera tenemos que prestar atención a los certificados antirrobo. Su papel es proteger contra el “robo instantáneo”. Nadie prestará atención a si la persona que abre el gabinete y le quita la billetera es la correcta. Sin embargo, la manipulación del candado despertará interés.