¿Qué espumador de leche elegir? ¿Cuál será el mejor?

La mañana con un capuchino caliente o un indispensable latte macchiato es inmediatamente más agradable. No se puede preparar un café aromático y delicioso que además tenga un aspecto estupendo sin un espumador de leche. El espumador de leche crea una apetitosa espuma de leche que no sólo va bien con el café, sino también con el chocolate caliente. El espumador de leche está disponible en muchas variantes. ¿En qué hay que fijarse a la hora de comprar uno?

Espumadores de leche – ¿prefieres exclusivo o simple ? – ranking

¿Cómo funciona un espumador de leche?

Los desnatadores de leche difieren en diseño, mecanismo y tamaño. A pesar de sus diferencias de diseño, tienen una sola tarea: producir espuma de leche y facilitar la preparación de café con leche. La leche espumosa se crea desnaturalizando las proteínas de la leche y aireándola rápidamente. Es mucho más fácil espumar en caliente; la leche fría requiere el uso de un aparato mucho más potente.

Los modernos espumadores de café eléctricos permiten hacer espuma tanto caliente como fría, y toda la intervención humana se reduce a pulsar el botón adecuado. Los dispositivos que vienen con diferentes accesorios de agitación le permiten hacer espuma en cantidades más pequeñas o más grandes, dependiendo de sus necesidades.

¿Qué espumador de leche elegir?

Los espumadores de leche que ofrecen los fabricantes le permitirán preparar una apetitosa espuma, además son una pieza visualmente atractiva de los equipos de cocina. Debido al mecanismo de formación de espuma, y por tanto a su funcionamiento, pueden dividirse en varios tipos básicos. Los más populares son:

  • Espumador de leche de pistón – es el dispositivo más simple utilizado para crear espuma de leche – se opera manualmente y no requiere energía adicional. Este tipo de dispositivo consiste en una jarra y una tapa con un pistón y un colador incorporados. La leche se espuma moviendo el pistón hacia arriba y hacia abajo;
  • Espumador de leche manual – representa la versión más popular del espumador de leche. Este tipo de diseños funcionan con pilas y parecen una pequeña batidora de mano. Un espumador de leche a pilas está equipado con un muelle en espiral que se encarga de crear la espuma. Este tipo de dispositivo sencillo puede adquirirse por tan sólo unos pocos euros;
  • Espumador de leche eléctrico – es una solución más cara, pero proporciona una comodidad de uso mucho mayor. La creación de una apetitosa espuma lleva muy poco tiempo y no requiere ninguna intervención del usuario, aparte de pulsar el botón correspondiente que activa el aparato;
  • Espumador de leche eléctrico por inducción – es una solución más cara, pero proporciona una comodidad mucho mayor.
  • Espumador de leche por inducción – es una de las propuestas más avanzadas, que da muchas más posibilidades que todas las anteriores. El espumador de leche por inducción permite crear espuma en frío, además de calentarla. Además, en este tipo de aparato no es raro que también se preparen varios tipos de bebidas lácteas. La máquina de café es una de las más populares del mundo.

Espumador de leche – ¿cómo se usa?

El espumador de leche automático tiene un funcionamiento muy sencillo. Su funcionamiento se basa en un mecanismo eléctrico, y toda la aportación del usuario en el proceso de preparación de la espuma de leche se reduce a colocar la leche en la taza, cerrar el aparato y pulsar el botón correspondiente.

El espumador de leche manual es un poco más laborioso. En el caso del espumador de leche de pistón, el usuario tiene que colocar la bebida en la taza, cubrirla con la tapa y mover el pistón hacia arriba y hacia abajo hasta que esté satisfecho con el resultado. Con la leche caliente, la espuma tarda aproximadamente un minuto en formarse.

Una solución intermedia entre el automático y el de émbolo es el espumador de leche a pilas. Este accesorio de pequeño tamaño que se asemeja a una batidora de mano es fácil de usar. Vierta la leche en un recipiente alto, introduzca la punta del aparato, enciéndalo y bata la leche hasta conseguir una espuma espumosa.

¿Qué debes tener en cuenta al elegir un espumador de leche?

Los precios de los espumadores de leche parten de una 5 euros y llegan hasta varios cientos, y dependen del avance del diseño y de sus capacidades. Cuando se prepara espuma de leche de forma ocasional, no es necesario comprar un equipo caro, mientras que los amantes de este tipo de bebida deberían equiparse con dispositivos avanzados, que ofrecen muchas más posibilidades que las máquinas manuales.

A la hora de comprar un espumador de leche, conviene tener en cuenta factores como:

  1. Conveniencia de uso – si la comodidad es su principal criterio de elección, lo mejor es equipar su cocina con un espumador de leche eléctrico. Preparar la bebida láctea o la propia espuma en ella no requiere ningún esfuerzo y lleva muy poco tiempo.
    Con esto, el espumador de leche es una solución muy cómoda.
  2. Necesidades personales – Los espumadores de leche eléctricos y de inducción suelen estar equipados también con opciones adicionales para preparar bebidas lácteas. Por eso, antes de comprar, determine sus propias necesidades y elija la máquina adecuada en función de ellas. El espumador de leche ocasional no requiere la compra de un aparato caro para utilizarlo de vez en cuando.
  3. Precio – el presupuesto destinado a la compra de un espumador de leche juega uno de los papeles más importantes. Los dispositivos de mano y los accesorios a pilas se encuentran entre las soluciones más baratas: su precio no suele superar los 20 euros. Es diferente en el caso de los equipos electrónicos, que cuestan de 30 a incluso 50 euros.

Espumador de leche – los más comprados

Los espumadores de leche más populares son los aparatos manuales que funcionan con pilas. Su popularidad se debe principalmente a su bajo precio y a su facilidad de uso. Los amantes del espumador de leche deciden a menudo comprar espumadores de leche eléctricos, que tienen funciones adicionales, por ejemplo, un calentador. Menos populares son los espumadores de leche por inducción, bastante caros, y los batidores manuales.